Close

Ley N°31975: hasta 7 enfermedades congénitas podrán detectarse gracias a tamizaje neonatal universal

Especialistas destacan el impacto que tendrá esta medida en la salud actual y futura de los recién nacidos

Un paso fundamental en lo que se refiere a políticas preventivas en salud es la aprobación de la Ley N°31975, que declara de interés nacional la creación del Programa de Tamizaje Neonatal Universal, por el cual cada recién nacido en el Perú deberá ser sometido a pruebas que detecten hasta siete enfermedades congénitas, para garantizar su tratamiento oportunamente.

La pediatra neonatóloga, Carmen Rosa Dávila Aliaga, destaca que la norma, que modifica la ley 29885, incluye para su descarte una patología más o un grupo de patologías como las cardiopatías congénitas, lo que resulta muy importante porque no estaba dentro de la ley anterior que permitía el descarte de enfermedades metabólicas como hipotiroidismo congénito, fenilcetonuria, fibrosis quística e hiperplasia suprarrenal congénita.

La especialista, quien es además presidenta del Comité de Tamizaje Neonatal en el Instituto Nacional Materno Perinatal (INMP), explica que estas enfermedades son tamizadas a través de una gota de sangre que se toma de una muestra en el talón del pie del bebé y luego es llevada a un laboratorio para procesar los niveles de cada una de esas enfermedades.

“El uso de un reactivo nos permite conocer cuándo el valor que arroja es normal y cuando es positivo. De salir fuera de rango, será necesario profundizar los estudios para hacer un verdadero diagnóstico de la enfermedad”, señala.

Dávila señala que la ley anterior también tenía el tamizaje y descarte de catarata congénita, que se ha venido haciendo, así como la hipoacusia neosensorial congénita.

En este último, señala que una buena cantidad de niños nacen con defectos auditivos que deben ser identificados tempranamente para evitar que después problemas mayores de discapacidad de lenguaje o audición, porque el niño que no escucha, no aprende a hablar, refiere.

Cardiopatías congénitas

La profesional explica que actualmente la ley también incluye el tamizaje de cardiopatías congénitas críticas para determinar si un bebé presenta un problema cardiaco, estructural.

“El corazón debe tener sus conductos por donde circula la sangre, pero hay bebes que tienen defectos en el corazón al nacer. Unos defectos son complejos, pero no se notan, puede tener un pequeño soplo, o un defecto que podría ser mortal. De pronto se va a casa con su mamá y un día no se despierta a causa de una cardiopatía congénita crítica”.

Afirma que si al hacer el tamizaje cardiaco -que consiste en medir la saturación de oxígeno en la mano derecha o el pie del bebé-, los niveles están por debajo de 92, hay que hacerle al neonato mayores estudios, una ecocardiografía.

“Necesariamente, lo tiene que ver un cardiólogo pediatra para poder diagnosticar a qué se debe esa saturación, lo que puede ayudar a salvar muchas vidas”.

Continuación diagnóstica

La pediatra destaca, por otro lado, algo que está remarcado en la modificatoria de la ley, y es el hecho de que se hará un seguimiento, una continuación diagnóstica, y que los bebes puedan ser derivados para un adecuado seguimiento y tratamiento de la enfermedad que puedan tener.

“La idea es que no quede solo en el tamizaje, sino que se busca garantizar un tratamiento, un seguimiento de los especialistas. Esos son los dos puntos importantes que remarca la ley”, indica.

La especialista refiere que esta norma tendrá un ordenamiento para todas las instancias. Los fondos de financiamiento variarán, dependiendo qué tipo de cobertura, de financiador tiene cada menor.

Por ejemplo, si el bebé nace en el sector salud, tendrá la cobertura del Seguro Integral de Salud, pero si nace en la seguridad social, EsSalud cubrirá su tamizaje, lo mismo que las Fuerzas Armadas y Policiales, que tendrán que adecuarse para dar cumplimiento a la ley, porque todas las leyes tienen declaración de interés nacional.

En el caso de las clínicas, también tendrán que adecuarse para que el niño sea tamizado, sin generar costos.

Capacidad de hospitales del país

Respecto a la capacidad de los establecimientos de salud para realizar estas pruebas en el interior del país, la doctora Dávila asegura, por ejemplo, que la oximetría de pulso no es una prueba compleja, es bastante sencilla y la mayoría de unidades neonatales cuentan con equipos para medirla.

“Entonces, no es algo que no exista, salvo en algunos lugares muy periféricos, en los que tendrán que incorporarse de manera paulatina, pero el hecho de que tengamos un marco de ley, define la obligatoriedad”, remarca.

Respecto al tiempo de realización del tamizaje, que la ley fija en 28 días, asegura que es lo ideal, pues se trata de hacer una identificación oportuna.

“Si se hace un tamizaje de cardiopatía congénita -que se acaba de incorporar en la ley- a un menor de tres meses, esa cardiopatía ya habría dado síntomas clínicos antes de ese tiempo. Esas cardiopatías congénitas críticas dan sintomatología al término de la primera semana y segunda semana. Si el niño la tiene, se pone cianótico, se agita cuando lacta. Por eso, lo que se busca con el tamizaje es actuar oportunamente para que al menor no le falte oxígeno. Igual ocurre para las otras enfermedades”, precisó.

Resalta también la importancia de universalizar este servicio para que todos los recién nacidos, neonatos de nuestro país, puedan tener el mismo acceso para estas detecciones, y que no sea solo para los niños que nacen bajo un sistema determinado.

Salud pública

Dávila es enfática al señalar que el tamizaje neonatal, después de las inmunizaciones, es la estrategia preventiva de salud pública con mayor nivel de costo beneficio a nivel mundial y no se hace solo en el Perú.

“El tamizaje neonatal, por lo menos de enfermedades metabólicas, comenzó hace 60 años en el mundo, de manera nacional y la mayoría de países, incluyendo a los de Sudamérica, tienen legislaciones que garantizan la obligatoriedad de estas pruebas”.

En los casos de hipotiroidismo congénito, el 99.99 % de los bebés nacen a término, lucen sanos, su corazón late con normalidad, comen y respiran bien, pero a diferencia de un niño sano que a los dos meses levanta su cabecita, a los 6 meses se sienta y al año empieza a dar sus primeros pasos, los menores con este problema no pueden hacer estas funciones, no crecen, no ganan peso y si no tiene diagnóstico se van a retardo mental irreversible.

Refiere que si, al contrario, tienen un diagnóstico oportuno y reciben tratamiento, pueden ser los primeros de su clase, porque vamos dosando las hormonas de manera regular y le damos un medicamento que hay a nivel nacional y que son de muy bajo costo. “Por eso es fundamental detectar oportunamente estas enfermedades”.

Dávila destaca finalmente que, con esta ley, todo recién nacido tiene derecho a ser tamizado debido a su carácter universal. “Entonces, todo papá, toda mamá, debe pedir en el lugar donde nace su bebé, que se le haga este tamizaje para detectar cualquiera de las siete enfermedades que están en nuestra bandeja de tamizaje para su descarte”, acotó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0 Comments
scroll to top