¡A ayudar en casa!

En estos meses del año los chicos tienen más tiempo libre que nunca. Sin colegio, tareas o demás trabajos escolares por hacer, ¿qué les toca hacer durante sus vacaciones? Además de inscribirlos en algún taller de vacaciones útiles, es hora de empezar a armarles una rutina en el hogar.

La palabra vacaciones no tiene por qué ser sinónimo de levantarse tarde o jugar todo el día. Este momento del año también es ideal para que aprendan más sobre la responsabilidad, el trabajo en equipo y la convivencia familiar, algo que pueden adoptar ayudando con los quehaceres de la casa.

Los chicos pueden colaborar en las tareas del hogar de múltiples formas, las cuales irán variando poco a poco conforme vayan creciendo. ¡Aquí te damos algunas ideas para que puedas ponerlas en práctica!

Entre los 2 a 4 años

  • Guardar sus juguetes después de haberlos utilizado.
  • Empezar a comer solo.
  • Colocar sus zapatos y ropas en su sitio tras habérselos puesto.
  • Regar las plantas del hogar en caso se tenga algunas.
  • Poner las servilletas e individuales en la mesa.

Entre los 5 y 6 años

  • Hacer su cama todas las mañanas.
  • Recoger los platos de la mesa.
  • Ayudar a hacer la lista de compras para la semana.
  • Colocar un nuevo rollo de papel higiénico en el dispensador del baño cuando este se encuentre vacío.
  • Poner la ropa sucia en el cesto correspondiente.

Entre los 7 y 9 años

  • Bañarse solo.
  • Sacudir los muebles de la sala.
  • Ayudar en la cocina lavando las frutas y verduras.
  • Poner la mesa completa.
  • Doblar la ropa limpia una vez seca.
Niños responsables
Desde pequeños, los chicos pueden ayudar en la casa. Inicia con tareas sencillas y que les pueda gustar como hornear galletas. Foto: Pexels

Entre los 10 y 11 años

  • Limpiar su habitación.
  • Cuidar plenamente de su mascota, con paseos incluidos.
  • Tender la ropa de la lavadora.
  • Colaborar con el lavado de platos, secarlos y ponerlos en su sitio.
  • Darle de comer al hermano o hermana pequeña.

Para los de 12 a más

  • Sacar la basura.
  • Cambiar las sábanas de su cama.
  • Ayudar a preparar ciertos postres o comidas sencillas.
  • Llevar su propia agenda de citas médicas, cumpleaños de amigos y horarios de alguna otra actividad.
  • Acompañar a hacer las compras del hogar.

Antes de iniciar cualquiera de estas acciones, conversa con ellos y explícales la importancia de asumir tal compromiso. ¡Ten mucha paciencia! Puede que al inicio las cosas no salgan tan perfectas, recuerda que este proceso es nuevo para ellos y que puede tomar cierto tiempo, por lo que no esperemos una tendida de cama perfecta al primer intento.

Enséñales con el ejemplo, ten la mejor de las actitudes y verás cómo poco a poco ellos se sentirán más involucrados en la organización del hogar.

Fuente: Canal Ipe

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *