Estrechando lazos de confianza con los chicos

En artículos anteriores hablamos sobre la importancia de tratar temas como la sexualidad y violencia con los chicos en casa, pero sin duda esos espacios de diálogo no se darían si no tuviéramos de nuestro lado un factor muy importante: la confianza.

“En este contexto en el que los niños y niñas son víctimas de violencia física, psicológica y sexual, uno de los principales factores de prevención es la comunicación, para así prevalecer el intercambio de ideas e información – resalta Gina Rojas, psicóloga de Sentirse Bien Perú –. Un niño bien informado, con capacidad de expresión y confianza en el adulto tiene mayores posibilidades de salir ileso de dichas situaciones”.

La confianza no es algo que se dé por sentado, sino que es un vínculo que se trabaja día a día, incluso desde los primeros días de nacidos. De acuerdo a Gina, este aspecto es muy importante para tener una relación sana y estable con los chicos ya que, con el tiempo, hará que acudan a nosotros cada vez que tengan algo que contarnos.

¿Y cómo inician los problemas?

Hacer que nuestros niños y niñas confíen en nosotros depende mucho de la sinceridad de nuestras palabras y nuestras acciones. Según Gina, muchas veces les prometemos cosas que más tarde no cumplimos, lo que ocasiona que los chicos asuman que en los adultos no se puede confiar.

“No solo estamos hablando de cosas materiales, sino también de prometer tiempo de calidad juntos u ofrecerles compresión cuando tienen conflictos. No hacerlo debilita los lazos de unión”, aclara la psicóloga.

Lazos de confianza
Prestar atención a lo que tengan que decir y estar dispuestos a escucharlos en todo momento son los primeros pasos para tener una buena relación con los chicos. 

Es necesario fomentar la comunicación y, por ende, los lazos de confianza, Gina nos recomienda lo siguiente:

  • Escuchar de forma activa: Por más pequeño que sea lo que nos tengan que decir, démonos un espacio para oírlos y no dejarlo para después.
  • Empatía y comprensión: Conversemos sobre  temas que les puedan interesar y mantengámonos actualizados para comprender el contexto en el que se desenvuelven. Es importante no presionarlos sobre algo en específico, sino que fluya de manera natural.
  • Compartir tiempo de calidad: Salgamos al parque, juguemos con ellos, riamos y organicemos actividades divertidas junto a ellos.
  • Soporte afectivo: Hacerles saber que estamos para apoyarlos en todo momento y que, ante cualquier problema, siempre habrá una solución.
  • Cumplir promesas: Un aspecto básico para afianzar la confianza. Prometamos cosas que podemos cumplir a corto o largo plazo para no traicionar el voto que nos están dando. Aprendamos a pedir disculpas en caso no podamos llevarlo a cabo.

Si ya hemos hablado con ellos sobre lo que está pasando con muchos niños y niñas en nuestro país, les hemos dicho sobre lo importante que es cuidar su cuerpo y les damos al ambiente para que puedan expresarse y contarnos lo que les inquieta, habremos cumplido con la tarea de empoderarlos y hacerlos cada vez más fuertes.

De nosotros depende darles las herramientas para que puedan afrontar lo que tengan por delante. No dejemos que pase lo peor para empezar a hacerlo y comencemos cuando aún estemos a tiempo de prevenirlo. 

Fuente: Canal Ipe

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *