Haciéndole frente al acoso en las calles

¿Sabías que la edad promedio en la que una niña vive su primera experiencia de acoso en las calles es a los diez años? Esta información llega gracias a una encuesta realizada por el colectivo “Paremos el acoso callejero” (PAC) en sus redes sociales ante la ausencia de datos específicos que ayuden a entender este complejo panorama. Cientos de mujeres compartieron sus casos y fue determinante para llegar a este difícil consenso que pone en peligro el bienestar de la infancia y pubertad en nuestro país.

Un estudio del Instituto de Opinión Pública (IOP) de la Pontificia Universidad Católica del Perú, define al acoso callejero como “un conjunto de prácticas cotidianas como frases, gestos, silbidos, sonidos de besos, tocamientos, masturbación pública, exhibicionismo, seguimientos, entre otras, con un manifiesto de carácter sexual”. Partiendo desde ahí, puede que nos sea complicado encontrar las palabras adecuadas para conversar sobre el tema con nuestras chicas, ¿habrá acaso una manera más simple de entenderlo?

“Hablar de acoso callejero en niñas es complicado porque tenemos que explicarles que es una forma de violencia sexual y estructural. Desde ‘Paremos el acoso callejero’ tratamos de hacer un discurso un poco más accesible: Si te incomoda, no está bien. Ese es el slogan que estamos trabajando con las escolares”, nos señala Suiry Sobrino, miembro del equipo de PAC.

Hablar para creer           

Para asimilar esta idea, tenemos que actuar desde nuestros círculos internos. De acuerdo con Suiry, un primer paso es hacer que las niñas crean en su instinto y percepción para identificar cualquier situación que les resulte incómoda y, al mismo tiempo, darles la confianza necesaria para hablar y el conocimiento para rechazar estos actos.

Basada en los testimonios recogidos a través de las redes del PAC, Suiry nos cuenta que ninguna de las mujeres encuestadas fue capaz de hablar del tema o contar su experiencia a sus padres en su momento. Inclusive, algunas confesaron que varios de sus familiares las culpabilizaron por la ropa que llevaban puesta al momento del acoso.

“Es muy importante capacitar a los cuidadores, padres y demás personas para construir un espacio seguro donde las niñas puedan hablar – aclara –. Las mujeres somos criadas en un espacio donde convivimos con culpa. Romper esa culpa es un proceso difícil y para eso necesitamos contar con adultos responsables y conscientes de la protección que se debe brindar”.https://www.facebook.com/plugins/post.php?href=https%3A%2F%2Fwww.facebook.com%2Fparemoselacosocallejero%2Fphotos%2Fa.376558352403175.94261.371814819544195%2F1748233585235638%2F%3Ftype%3D3&width=500

Confianza ante todo

Para construir ese espacio seguro, Paremos el Acoso Callejero nos da algunas recomendaciones:

  • Demuéstrale amor y cariño todos los días.
  • Pregúntale siempre cómo le fue y escúchala con atención y respeto.
  • Si te cuenta que fue víctima de acoso callejero, no te alteres ni te enojes. Mantén la calma, muéstrale apoyo y conversen sobre lo sucedido.

Asimismo, Suiry nos comenta que estos espacios de confianza y ayuda no solo deben quedarse en casa, sino que también debe trasladarse a la escuela a través de capacitaciones a los maestros o directores al mando.

“Las niñas son acosadas incluso en las puertas de los colegios, por las personas de seguridad o los vendedores que se ubican en las afueras y por eso es importante trabajar de manera articulada con el colegio – detalla Suiry–. El colegio tiene que estar capacitado, tener un protocolo de acción para que las niñas sepan que pueden denunciar y que las van a apoyar”.

Rastreo de zona

El Plan Internacional ha creado una plataforma en la que niñas, jóvenes y mujeres en general tienen la posibilidad de marcar los lugares en los que se sientan inseguras para un posterior estudio. Si ya sufriste de acoso o cualquier otra conducta que haya perjudicado tu integridad, puedes registrarlo aquí.

No tengamos miedo en actuar. Entender la situación, brindar espacios de confianza y apoyar a las chicas en todo momento, nos ayudarán a enfrentar y prevenir el acoso.

Fuente: Canal Ipe

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *