Usando gadgets responsablemente

Tablets, smartphones y hasta relojes inteligentes forman parte de un grupo de dispositivos conocidos como gadgets que poco a poco han logrado introducirse en nuestras vidas y en la de los chicos. Pero sin duda la practicidad y atractivo de estos aparatos no sería el mismo sino contara con acceso a un importante factor: el Internet.

Según datos de Unicef, en nuestro país el 49.7% de niños menores de seis años accede al ciberespacio, una edad en la que bien pueden gozar de sus beneficios o caer fácilmente en sus riesgos. Es por eso que si les vamos a dar acceso a estos dispositivos, es importante conocer algunas medidas para sacarle el máximo provecho y sea de gran ayuda para la formación y desarrollo de los chicos.

Aquí Javier Arroyo, cofundador de la plataforma e-learning Smartick, nos da algunos consejos. 

1. Encontrar la edad adecuada

“¿Cuándo le doy un teléfono a mi hijo o hija?” es una pregunta que hasta el momento no tiene respuesta cierta. Unos dicen que la edad adecuada es a los 13 años, pero va más allá de un simple número “ya que lo más importante es reconocer su nivel de responsabilidadmadurez y el respeto hacia las normas que les establezcamos”, comenta Arroyo. ¡Estemos atentos!

2. Reglas de uso

Debemos establecer horarios y tiempos de uso para que su vida e interacción social no se limite a una pantalla. También es importante que seamos honestos con ellos y explicarles los peligros que trae una navegación sin reglas de seguridad. No tengamos temor y expliquémosles que no deben hablar con extraños, compartir información personas o subir fotos sensibles a la red. Eso sí, siempre respetando su espacio y privacidad.

Día del Internet
Según Arroyo, los gadgets deben usarse más allá del entretenimiento ya que son poderosas herramientas de aprendizaje. Foto: FreePik

3. Configuraciones de cuenta

“Es importante autolimitar el contenido y las funcionalidades a las que acceden los chicos”. Aquí podemos entrar a las configuraciones de privacidad del dispositivo y ajustarla a lo que más nos convenga como adultos responsables y replicar lo mismo en aplicaciones como YouTube y su filtro parental.

4. Las cosas en su lugar

“Un hábito para aplicar en casa es el de designar un cajón para guardar estos gadgets en momentos claves del día como las horas de comer, las reuniones familiares, la hora de la tareas o la de dormir. Es clave que ellos entiendan el mensaje del por qué lo hacemos y, lo más importante, enseñarlo con el ejemplo”, explica. 

5. Aprendizaje en línea

Expliquémosles que tener un gadget no es solo para jugar o chatear y que puede ser un gran camino para aprender cosas nuevas.  Hay unas que les enseña matemáticas, hablar un nuevo idioma y hasta otras que facilitan la búsqueda de información para las tareas.

Como leemos, soluciones y alternativas hay. No prohibamos su acceso a esta gran herramienta y procuremos enseñarles a convivir con la tecnología de la mejor manera.

Fuente: Canal Ipe

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *