Close

Semana turística de Ica: imperdibles atractivos te esperan en la ciudad del sol eterno

Oasis, dunas, sitios arqueológicos, valles vitivinícolas y gastronomía deliciosa seducen a los visitantes

La región Ica constituye, por sus notables atributos turísticos y su cercanía a Lima, un destino de obligada visita. Y en su XLII Semana turística este destino del sur chico nos espera con lugares de impactante belleza paisajística y natural como desiertos, dunas, playas y oasis fascinantes; sitios arqueológicos, ubérrimos valles vitivinícolas, población muy acogedora y una variada y suculenta gastronomía para chuparse los dedos.

En un contexto de reactivación económica y turística, Ica nos invita a visitar sus emblemáticos y variados atractivos en su XLII Semana Turística, a celebrarse del 12 al 19 de noviembre, algunos de los cuales destacamos.

Ciudad de Ica

Fundada el 17 de junio de 1563 con el nombre de Villa de Valverde del Valle de Ica, esta ciudad capital del departamento de Ica, alberga un importante patrimonio cultural heredado de civilizaciones milenarias, encantadores escenarios naturales, una vasta y deliciosa gastronomía, y cuenta con una población generosa que motiva a retornar más de una vez a la “Ciudad del sol eterno”.

Laguna de Huacachina

Ubicada a las afueras de la ciudad de Ica y convertida en Área de Conservación Regional desde el año 2014, la laguna de Huacachina da vida a un oasis en pleno desierto. Tiene una extensión de 2,407.72 hectáreas y se constituye como un importante corredor de conservación que se vincula a la zona de amortiguamiento de la Reserva Nacional de Paracas.

El nombre Huacachina proviene del vocablo quechua “huaccac china”, que significa “llanto de mujer”. Es una de las pocas lagunas costeras que aún se mantiene en los alrededores del valle de Ica y constituye una muestra única de toda la costa sur del Perú con características propias de la zona de vida del desierto desecado subtropical.

La laguna de Huacachina ostenta recursos naturales y servicios ecosistémicos de importancia como el almacenaje y depuración de aguas, fijación de carbono en la vegetación y ecoturismo. Con el establecimiento de esta área de conservación regional se buscó promover el uso sostenible de sus recursos naturales y generar oportunidades de desarrollo sostenible y educación ambiental, contribuyendo al bienestar de la población local.

Dunas de Ica

Las dunas de Ica constituyen un área de la costa peruana que se ubica sobre una franja de ancho variable de la planicie del desierto costero del Pacífico sudamericano central, que limita con la ribera del mar de Grau por el oeste y los Andes peruanos al este.

Estos cúmulos de arena llamados dunas o médanos se asientan sobre llanuras y planicies desérticas que se presentan como un escenario natural ideal para la práctica de deportes como el automovilismo todo terreno y deportes de aventura como el sandboard, el parapente, las carreras pedestres como el maratón des sables. Allí también se realizan paseos turísticos en vehículos tubulares que permiten apreciar la belleza del desierto iqueño.

Las dunas y el desierto de Ica son fueron entre los años 2012 y 2018 el escenario escogido por la organización del Dakar debido a sus privilegiadas condiciones geográficas para la competencia de rally más exigente y famosa del planeta.

Cañón de los Perdidos

El Cañón de los Perdidos está ubicado al sudoeste del distrito de Santiago, en el sector denominado Montegrande, en la provincia de Ica. Tiene una extensión de 5 kilómetros de largo y se encuentra a 40 kilómetros de la localidad de Ocucaje.

Según los investigadores, este cañón se formó por la erosión del río Seco, afluente que desemboca en el río Ica, en el pequeño sector llamado Chilcatay. Su existencia fue dada a conocer el 10 de julio de 2011 y desde entonces viene atrayendo a un creciente número de visitantes que desean conocer esta formación natural de impactante belleza.

Santuario del Señor de Luren

El nuevo Santuario del Señor de Luren, patrono de la ciudad de Ica, se encuentra ubicado en el mismo lugar donde se encontraba el antiguo templo que resultó gravemente dañado por el terremoto ocurrido en 2007. La devoción hacia la imagen del Señor de Luren, que se celebra en octubre, es considerada la segunda más importante del Perú después de la que se profesa al Señor de los Milagros.

Este epicentro de la devoción católica iqueña, que conserva el diseño original del santuario, abrió sus puertas a los feligreses en junio de 2019, tras 523 días de trabajos de construcción con los más altos estándares de ingeniería sismorresistente para durar al menos 500 años.

El nuevo santuario del Señor de Luren cuenta también con un centro de interpretación en el que se expone al público la historia de esta venerada imagen y de la ciudad de Ica.

Cachiche

El distrito de Cachiche se ubica a 4 kilómetros al sur de la ciudad de Ica. Según la tradición, Cachiche era un pueblo famoso por sus brujos, actualmente existen algunos de ellos, quienes curan toda clase de males y daños. Se puede observar el monumento a la bruja y la palmera de las siete cabezas.

Acueductos de Cantalloc

Ubicados a 4 kilómetros al norte de la ciudad de Nasca, son 46 sistemas de captación de agua del subsuelo, construidos por la cultura Nasca hace centenares de años y su innovador diseño hidráulico permitían extraer el agua hacia la superficie durante todo el año. Los acueductos aseguraban el suministro de agua a la ciudad de Nasca y a los campos de los alrededores, lo que permite el cultivo de algodón, habas, papas, maíz, entre otros, en una región considerada una de las más áridas del mundo.

Complejo arqueológico Los Paredones

Su construcción se atribuye al inca Pachacútec y según las investigaciones habría sido un centro administrativo, un lugar de retiro o una fortaleza.

Necrópolis de Chauchilla

Es un cementerio donde se pueden observar restos óseos expuestos de 1,000 años de antigüedad que se encuentran en buen estado de conservación.

Sitio arqueológico Cahuachi

Se trata de un centro ceremonial o sitio de peregrinaje construido con adobes, situado cerca de los geoglifos de Nasca. Hasta ahora se han descubierto 34 construcciones dentro de la muralla, entre los que destacan la gran pirámide, que tiene 150 metros de largo y 28 de altura, y de la que se han descubierto siete niveles escalonados.

También se encuentra el templo escalonado, donde se ha descubierto un muro con inscripciones y frisos, de 5 metros de alto y 25 de largo; así como 40 montículos con construcciones de adobe. En la necrópolis se han investigado varias tumbas, encontradas con su ajuar intacto. Todo el material arqueológico procedente de este yacimiento se encuentra exhibido en el Museo Arqueológico Antonini de Nasca.

Reserva Nacional de Paracas

Está localizada en el kilómetro 245 de la Panamericana Sur, vía completamente asfaltada, y se puede llegar allí en un tiempo aproximado de cuatro horas. Posee una superficie total de 335,000 hectáreas y fue creada como área natural protegida por el Estado, el 25 de setiembre de 1975, para proteger muestras representativas de nuestros ecosistemas marino-costeros.

A pocos kilómetros de la reserva se encuentra la ciudad de Pisco, donde se puede pernoctar y emprender también otras actividades como la visita a las Islas Ballestas, lugar donde anidan lobos marinos.

Su incalculable valor radica en que protege una gran diversidad biológica indispensable para el mantenimiento de diversos ciclos biológicos que garantizan la conservación de las especies, al igual que genera ingresos económicos a la población de las zonas aledañas.

Si bien después del terremoto de agosto del año 2007 ya no se puede apreciar la formación rocosa denominada “La Catedral”, se puede admirar una belleza paisajística única que se complementa con una buena oferta gastronómica y reparadores baños en las magníficas playas de la reserva. Para los observadores de aves constituye un escenario extraordinario y singular, así como para aquellos que disfrutan de caminatas y de la aventura en escenarios naturales.

Islas Ballestas

Las islas Ballestas forman parte de una de las áreas naturales protegidas ideales para visitar y conocer, porque ofrecen una conexión especial por su belleza natural y paisaje, además de tener una fauna marino costera biodiversa y un valor histórico en el desarrollo de la economía del país.

Allí se pueden observar lobos marinos, pingüinos, aves guaneras y otras especies residentes y visitantes a este conjunto de islas que forman parte de la Reserva Nacional de Paracas.

El recorrido turístico al interior del área natural protegida islas Ballestas se realizará manteniendo una distancia no menor a 50 metros entre embarcaciones. Para fines de bioseguridad y cumplimiento de los parámetros establecidos, la capacidad de carga dentro de la ruta turística de las islas Ballestas será de 45 embarcaciones por día.

El Candelabro

Famoso geoglifo llamado también “Tres Cruces” o “Tridente”, está ubicado sobre una colina de arena en el sector norte de la península de Paracas. La figura mide 177 metros de largo y 54 metros de ancho. Se calcula que tiene unos 2,500 años. Su significado sigue siendo un misterio, aunque existen teorías que lo vinculan a los geoglifos de Nasca y las Pampas de Jumaná.

El trabajo de hacer este geoglifo en la arena fue muy preciso considerando que la zona es de mucho viento. La dirección del Candelabro, junto con el viento y el agua marina han conformado una gruesa capa cristalina que lo ha mantenido intacto desde su creación. Para apreciar el Candelabro se tiene que navegar a cierta distancia de la costa, por lo que forma parte de los circuitos de visita a las islas Ballestas.

Playas Raspón y La Mina

Son las playas más visitadas de la Reserva Nacional de Paracas debido a su gran belleza paisajística, donde destacan acantilados rocosos algo elevados, aguas mansas y cristalinas y arena blanca y fina.

El nombre La Mina proviene de una antigua mina de carbón que existía al extremo sur de la playa. Llegar a Raspón era, hasta hace un tiempo, una aventura algo riesgosa, pues los visitantes debían descender por una cuesta rocosa empinada, de ahí su nombre, ya que quienes caían en el intento terminaban con algunos raspones. Hoy en día el acceso es sencillo y no implica problema alguno.

Playa Lagunillas

Playa de arena con pequeñas formaciones rocosas. Los visitantes pueden acercarse a la caleta de pescadores que se encuentra próxima, donde desembarcan peces como cabrilla, cabinza, bonito, pejerrey y jurel, entre otros, así como choros, lapas, chanque, pulpo, cangrejo, etc. Antes de llegar a Lagunillas se cruza un puesto de control y vigilancia del Sernanp con guardaparques de la Reserva Nacional de Paracas.

Playa Yumaque

Es una pequeña ensenada en forma de media luna tiene aproximadamente 2 kilómetros de largo. Su nombre proviene del quechua y significa “lugar donde se saca con la mano”, pues es posible extraer pequeños moluscos conocidos como “palabritas”.

En esta zona se descubrió al pingüino gigante, denominado Inkayacu paracasensis, en honor a la Reserva Nacional de Paracas. Existe una réplica de esta especie en el Centro de Interpretación.

Playa Roja

El color rojizo de la orilla imprime al lugar de una singular belleza. Este color se debe a su cercanía al macizo de Punta Santa María, formado por rocas que contienen en su interior magma solidificado. La acción de las olas sobre el macizo arrastra los fragmentos rojizos de las rocas, que se van acumulando en la orilla, dando así origen al nombre de la playa.

Museo Julio C. Tello

El Museo de Sitio Julio C. Tello está situado en la Reserva Nacional de Paracas, a la altura del kilómetro 27 de la carretera Pisco-Puerto San Martín, a 22 kilómetros al sur de la ciudad de Pisco.

Alberga 120 piezas, entre cerámica, tejidos y utensilios de la civilización Paracas, que abarca desde los períodos iniciales, alrededor de 700 años a.C., hasta el año 200 d.C. aproximadamente.

Asimismo, destacan los fardos funerarios que contienen restos óseos en buen estado de conservación. También hay cráneos deformados que evidencian las operaciones quirúrgicas conocidas como “trepanaciones” y demuestran el gran conocimiento de esta cultura ancestral en el campo de la medicina.

El recinto cultural cuenta también con una sala de proyección de material audiovisual y una Sala de Exposición Temporal. El primer ambiente que proporciona una introducción sobre la civilización Paracas, el medio ambiente árido que habitaron (la península de Paracas), así como su cosmovisión del mundo y objetos materiales utilitarios, como sus célebres tejidos de extraordinaria técnica y colorido, cerámicos e instrumentos diversos.

El Museo de Sitio Julio C. Tello fue galardonado, en octubre de 2018, como el “Mejor museo de Latinoamérica”, en la quinta edición de los Leading Culture Destinations Awards, realizada en South Kensington Club, en la ciudad de Londres.

Líneas y geoglifos de Nasca

Ocupan un área aproximada de 1,000 kilómetros cuadrados. Los dibujos de Nasca se pueden clasificar en biomorfos, geométricos y las pampas barridas.

Entre las figuras más representativas podemos mencionar al “Pájaro gigante” que es considerado por ciertas personas como el anunciador del Inti Raymi; el colibrí, el mono, el lagarto, la araña, entre otros.

Tambo Colorado

El sitio arqueológico Tambo Colorado o Pucallacta, ubicado en el valle medio de la provincia de Pisco, es un asentamiento inca que es uno de los mejor conservados de Perú. Su nombre alude a la coloración de sus paredes, que presentan las combinaciones de los colores rojo, blanco y amarillo.

Esta construcción inca se divide en tres sectores: norte, centro y sur. Entre sus atractivos se encuentra una pequeña pirámide desde donde se contempla el valle; un Ushno, plataforma donde el inca y los sacerdotes del imperio dirigían grandes celebraciones religiosas; así como patios y edificaciones de corte administrativo.

Este sitio arqueológico fue intensamente estudiado por investigadores como Max Uhle, Jean-Pierre Protzen, Craig Morris, Idilio Santillana y por la arqueóloga Véronique Wright.

Zona Reservada San Fernando

Declarada como área natural protegida en el 2009, en el lugar resalta la ensenada de San Fernando donde se encuentra una importante variedad de fauna marina que hace valiosa la reserva. En el sitio se puede reconocer 46 especies de animales endémicas y siete de ellas son consideradas nuevas para el estudio de la ciencia.

Complejo arqueológico de Estaquería

Deben su nombre al conjunto de estacas o postes de huarango que se encuentran en el lugar y que se distribuyen de forma cuadrangular.

Duna Cerro Blanco

Se trata de la elevación de arena más alta de Ica, con 2,078 metros. Se ha convertido en un lugar cada vez más visitado por los turistas y deportistas de aventura, dada su extraordinaria belleza natural y condiciones excepcionales para la práctica del sandboard, maratones, ala delta, parapente, entre otros.

Bodegas de piscos y vinos

Los ubérrimos valles de Ica, donde se cultiva la mayor variedad de uvas, algunas de ellas únicas en su tipo, permiten la elaboración de los mejores vinos y piscos (destilado de bandera del Perú), con los que se prepara entre otros cócteles el emblemático pisco sour.

Gastronomía

La región Ica ostenta una variada y exquisita gastronomía, heredera de una fusión entre la cocina andina, criolla y africana. Sus principales potajes son preparados a base de pallares y frejoles aderezados con ajíes que son la base fundamental de la gastronomía regional peruana.

Sin embargo, el potaje emblemático es el “Manchapecho”, que reúne en un solo plato a la carapulcra y a la “sopa seca” o tallarines aderezados, fruto del mestizaje afroandino e itálico y que fue declarado plato de bandera, típico y representativo de la región Ica en enero de este año, estableciéndose como su fecha jubilar el cuarto domingo de octubre.

Gracias a la ingente y variada riqueza de productos marinos, en la región Ica se preparan deliciosos platos como el cebiche de pescado, mariscos y mixto, así como jaleas, parihuelas, chilcanos, entre otros platos.

La repostería iqueña destaca por las tradicionales como las “tejas”, bombones tradicionales elaborados con miel de higo y limón, rellenos con manjar blanco y pecanas, y cubiertos de chocolate.

Destacan como platos emblemáticos el bufo o charapana (guiso de menudencias), la sangre de Cristo (ensalada a base de granada, fruto de intenso color rojo), la patita con maní (elaborada con patas de cerdo cocidas y guisadas con maní y acompañadas con papas sancochadas).

Asimismo, postres como las populares tejas, el frijol colado, la mazamorra de calabaza, y licores de uva como la cachina, el chinchiví y el guarapito, además de variedades de piscos y vinos de excelente calidad, teniendo en cuenta que la región Ica cuenta con denominación de origen para la producción de nuestro destilado bandera.

scroll to top